Nuevas recetas

Donuts salados llegan a la planta de donuts

Donuts salados llegan a la planta de donuts


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los Doughpods marcan la primera incursión de la empresa en rosquillas saladas

Nuevas tostadas de aguacate y Doughpods Samosa junto con té helado Matcha de Donut Plant y limonada de moras.

Mark Isreal, propietario de Donut Plant, lo ha vuelto a hacer. La empresa responsable de la primera rosquilla cuadrada rellena de gelatina, la primera rosquilla de crème brûlée y la primera en mezclar fruta fresca y nueces en un glaseado de rosquilla ha presentado sus primeras rosquillas saladas.

Avocado Toast y Samosa Doughpods hicieron su debut hoy en las cuatro ubicaciones de NYC Donut Plant. Son donas rellenas rectangulares elaboradas con masa de ajonjolí y fritas en aceite de oliva. Tienen un precio de $ 4.75 y han sido bien recibidos por los fanáticos en el primer día de ventas.

Un cliente escribe en una publicación de Instagram: “Los pasteles salados son el AMOR de mi vida. ¡Ingrese al nuevo #savory #doughpods, avocado toast & samosa de @doughnutplant! ¡¡Pequeñas vainas picantes, masticables y crujientes llenas de delicias vegetales !! "

Vea dónde se ubica Donut Plant en nuestra lista de las 12 mejores tiendas de donas de Estados Unidos.


La vuelta al mundo en 8 donas

Los últimos 10 años han sido agitados. Considere la atención médica pública estadounidense o la carrera de Dwayne "The Rock" Johnson.

En la ciudad de Nueva York, el vecindario del Lower East Side se ha transformado de manera similar. Los condominios de lujo reemplazaron rápidamente a las viviendas de vecindad y los sastres inmigrantes fueron superados por veinteañeros con zapatillas de $ 300.

Entonces, cuando Donut Plant, un templo de la tempura en Grand Street desde 1994, duplicó su tamaño la primavera pasada, la ciudad se dio cuenta. El hecho de que Donut Plant se mantuvo en el mismo lugar durante casi 20 años fue lo suficientemente impresionante. ¿Pero expandirse a excavaciones más grandes frente a la gentrificación generalizada? Eso es un hoyo en uno.

He aquí el poder de la rosquilla. Desde Malasia hasta Montego Bay, las expresiones globales de la masa frita trascienden las tendencias, desafían las fronteras políticas y brindan una mirada extrañamente perspicaz a la historia y la cultura locales.

Esta guía de los mejores buñuelos del mundo lo mantendrá a buen ritmo en el círculo de la vida. Empaca tus maletas (¿y quizás te pongas algo de equipo de entrenamiento?). Damos la vuelta al mundo en ocho donas.

1. Chile: Berlines
A mediados del siglo XIX llegaron oleadas de inmigrantes alemanes a las costas sudamericanas. A Chile, la invasión teutónica trajo pequeños bocados redondos de masa frita, de ahora en adelante llamada berlines. La chef chilena Camila Moreno, que dirige la cocina del Puro Chile de Nueva York, también hace berlines ordenar en su pastelería de Santiago, Santa Clara. Solicita el tuyo con manjar, el término chileno para dulce de leche, y prepárate para la dulce vida.

2. Japón: pan de curry
Un bocadillo tan popular que hace apariciones regulares en el anime e incluso tiene su propio superhéroe. Hombre kare pan (Curry Bread Man), este sabroso okazu se elabora friendo una masa dulce con panko incrustada con una pequeña cucharada de curry japonés en su interior. Joel Rubuchon vende un pan de curry con estrella Michelin en su atelier homónimo de Tokio, pero el sabroso bocadillo está disponible en tiendas de conveniencia en toda la ciudad.

3. Jamaica: Festival
Un cruce entre un buñuelo salado y un hushpuppy sureño, el festival es una rosquilla jamaicana larga y delgada que normalmente se sirve junto con platos de la isla audaces como pollo, pescado o cerdo con incrustaciones de gorros escoceses locales. El popular puesto de idiotas Scotchies tiene ubicaciones en Montego Bay y Ocho Ríos, donde el festival brinda un alivio antídoto al picante principal tanto para los valientes locales como para los viajeros que buscan calor.

4. Italia: Bombolone
Desde los buñuelos del carnaval veneciano hasta los de Roma carciofi alla Giudia, Italia conoce la comida frita. Bomboloni, obras maestras pastosas cubiertas de azúcar y rellenas de crema, son una delicia toscana que, al igual que sus contrapartes estadounidenses, se puede servir como postre, merienda o desayuno indefendiblemente poco saludable. En el Cucciolo Bar & amp Pasticceria de Florencia, los bomoboloni recién horneados aparecen continuamente durante todo el día como tantos peregrinos a la Iglesia de San Marco. Ve en paz.

5. Hawái: Malasada
Originalmente un dulce portugués de Cuaresma, estos buñuelos redondos llegaron por primera vez al Pacífico a fines del siglo XIX con los trabajadores de las plantaciones de azúcar de las Azores. Desde entonces, las malasadas se han adoptado en todas las islas, donde se les da el tratamiento tropical con rellenos de frutas con trozos hechos de taro local, piña, mango o maracuyá. Leonard's, la panadería de Honolulu, ha sido administrada por una familia desde 1952 y, en la actualidad, también opera malasadamóviles itinerantes en Oahu y una segunda tienda en Tokio.

6. India (y Pakistán, Bangladesh y Sri Lanka): Jalebi
Un enigma en forma de espiral recubierto de un simple almíbar, los orígenes inciertos del jalebi se remontan a los comerciantes persas del siglo XVI y / o la Mesopotamia del siglo XIII. Hoy en día, el dulce masticable y adictivo se sirve en los puestos de comida y chat tiendas en el sur de Asia. El antiguo y famoso Jalebi Wala, favorito local, en el barrio Chandni Chowk de Delhi, ha mantenido la promesa de su nombre desde 1884.

7. Los Ángeles: Vegan Donuts
La vida es extraña. El centro de Los Ángeles, donde los lugareños disparan pasto de trigo como si fuera whisky, es el hogar de una de las rosquillas más innovadoras del mundo. La exportación de Nueva York más exitosa desde Scarlett Johannsen, los productos horneados veganos en las dos ubicaciones de BabyCakes de Los Ángeles son predeciblemente populares entre los lugareños preocupados por la salud. Sorprendentemente, también son deliciosos. La rosquilla de caramelo salada horneada, no frita y salada de Babycakes rezuma bondad dulce y pegajosa con cada bocado libre de soja, gluten y sin culpa.

8. Malasia: Kuih Keria
Mientras que la mayoría kuih, o bocadillos de té malayo, se cuecen al vapor, estos dulces redondos brindan la experiencia completa de donas. Las batatas en puré se enrollan en una masa con harina de tapioca o blanca, se fríen y se recubren con azúcar cristalizada. Los puestos de vendedores ambulantes en Malasia venden el dulce de mano, pero diríjase a Jalan Alor de KL's "eat street" para probar kuih keria junto con cientos de otros bocadillos. Elijan sabiamente, amigos.


La vuelta al mundo en 8 donas

Los últimos 10 años han sido agitados. Considere la atención médica pública estadounidense o la carrera de Dwayne "The Rock" Johnson.

En la ciudad de Nueva York, el vecindario del Lower East Side se ha transformado de manera similar. Los condominios de lujo reemplazaron rápidamente a las viviendas de vecindad y los sastres inmigrantes fueron superados por veinteañeros con zapatillas de $ 300.

Entonces, cuando Donut Plant, un templo de tempura de Grand Street desde 1994, duplicó su tamaño la primavera pasada, la ciudad se dio cuenta. El hecho de que Donut Plant se mantuvo en el mismo lugar durante casi 20 años fue bastante impresionante. ¿Pero expandirse a excavaciones más grandes frente a la gentrificación generalizada? Eso es un hoyo en uno.

He aquí el poder de la rosquilla. Desde Malasia hasta Montego Bay, las expresiones globales de la masa frita trascienden las tendencias, desafían las fronteras políticas y brindan una mirada extrañamente perspicaz a la historia y la cultura locales.

Esta guía de los mejores buñuelos del mundo lo mantendrá a buen ritmo en el círculo de la vida. Empaca tus maletas (¿y quizás te pongas algo de equipo de entrenamiento?). Damos la vuelta al mundo en ocho donas.

1. Chile: Berlines
A mediados del siglo XIX, llegaron oleadas de inmigrantes alemanes a las costas sudamericanas. A Chile, la invasión teutónica trajo pequeños bocados redondos de masa frita, de ahora en adelante llamada berlines. La chef chilena Camila Moreno, quien dirige la cocina en Puro Chile de Nueva York, también hace berlines ordenar en su pastelería de Santiago, Santa Clara. Solicita el tuyo con manjar, el término chileno para dulce de leche, y prepárate para la dulce vida.

2. Japón: pan de curry
Un bocadillo tan popular que hace apariciones regulares en el anime e incluso tiene su propio superhéroe. Hombre kare pan (Curry Bread Man), este sabroso okazu se elabora friendo una masa dulce con panko incrustada con una pequeña cucharada de curry japonés en su interior. Joel Rubuchon vende un pan de curry con estrella Michelin en su atelier homónimo de Tokio, pero el sabroso bocadillo está disponible en tiendas de conveniencia en toda la ciudad.

3. Jamaica: Festival
Un cruce entre un buñuelo salado y un hushpuppy sureño, el festival es una rosquilla jamaicana larga y delgada que normalmente se sirve junto con platos de la isla audaces como pollo, pescado o cerdo con incrustaciones de gorros escoceses locales. El popular puesto de jerk Scotchies tiene ubicaciones en Montego Bay y Ocho Ríos, donde el festival brinda un alivio antídoto al picante principal tanto para los valientes locales como para los viajeros que buscan calor.

4. Italia: Bombolone
De los buñuelos del carnaval veneciano a los de Roma carciofi alla Giudia, Italia conoce la comida frita. Bomboloni, obras maestras pastosas cubiertas de azúcar y rellenas de crema, son una delicia toscana que, al igual que sus contrapartes estadounidenses, se puede servir como postre, merienda o desayuno indefendiblemente poco saludable. En el Cucciolo Bar & amp Pasticceria de Florencia, los bomoboloni recién horneados aparecen continuamente durante todo el día como tantos peregrinos a la Iglesia de San Marco. Ve en paz.

5. Hawái: Malasada
Originalmente un dulce portugués de Cuaresma, estos buñuelos redondos llegaron por primera vez al Pacífico a fines del siglo XIX con los trabajadores de las plantaciones de azúcar de las Azores. Desde entonces, las malasadas se han adoptado en todas las islas, donde se les da el tratamiento tropical con rellenos de frutas con trozos hechos de taro local, piña, mango o maracuyá. La panadería de Honolulu, Leonard's, ha sido administrada por una familia desde 1952, y hoy en día también opera malasadamóviles itinerantes en todo Oahu y una segunda tienda en Tokio.

6. India (y Pakistán, Bangladesh y Sri Lanka): Jalebi
Un enigma en forma de espiral recubierto de un simple almíbar, los orígenes inciertos del jalebi se remontan a los comerciantes persas del siglo XVI y / o la Mesopotamia del siglo XIII. Hoy en día, el dulce masticable y adictivo se sirve en puestos de comida y chat tiendas en el sur de Asia. El antiguo y famoso Jalebi Wala, favorito local, en el barrio Chandni Chowk de Delhi, ha mantenido la promesa de su nombre desde 1884.

7. Los Ángeles: Vegan Donuts
La vida es extraña. El centro de Los Ángeles, donde los lugareños disparan pasto de trigo como si fuera whisky, es el hogar de una de las rosquillas más innovadoras del mundo. La exportación de Nueva York más exitosa desde Scarlett Johannsen, los productos horneados veganos en las dos ubicaciones de BabyCakes de Los Ángeles son predeciblemente populares entre los lugareños preocupados por la salud. Sorprendentemente, también son deliciosos. La rosquilla de caramelo salada horneada, no frita y salada de Babycakes rezuma bondad dulce y pegajosa con cada bocado libre de soja, gluten y sin culpa.

8. Malasia: Kuih Keria
Mientras que la mayoría kuih, o bocadillos de té malayo, se cuecen al vapor, estos dulces redondos brindan la experiencia completa de donas. Las batatas en puré se enrollan en una masa con harina blanca o de tapioca, se fríen y se recubren con azúcar cristalizada. Los puestos de vendedores ambulantes en Malasia venden el dulce de mano, pero diríjase a Jalan Alor de KL's "eat street" para probar kuih keria junto con cientos de otros bocadillos. Elijan sabiamente, amigos.


La vuelta al mundo en 8 donas

Los últimos 10 años han sido agitados. Considere la atención médica pública estadounidense o la carrera de Dwayne "The Rock" Johnson.

En la ciudad de Nueva York, el vecindario del Lower East Side se ha transformado de manera similar. Los condominios de lujo reemplazaron rápidamente a las viviendas de vecindad y los sastres inmigrantes fueron superados por veinteañeros con zapatillas de $ 300.

Entonces, cuando Donut Plant, un templo de tempura de Grand Street desde 1994, duplicó su tamaño la primavera pasada, la ciudad se dio cuenta. El hecho de que Donut Plant se mantuvo en el mismo lugar durante casi 20 años fue lo suficientemente impresionante. ¿Pero expandirse a excavaciones más grandes frente a la gentrificación generalizada? Eso es un hoyo en uno.

He aquí el poder de la rosquilla. Desde Malasia hasta Montego Bay, las expresiones globales de la masa frita trascienden las tendencias, desafían las fronteras políticas y brindan una mirada extrañamente perspicaz a la historia y la cultura locales.

Esta guía de los mejores buñuelos del mundo lo mantendrá a buen ritmo en el círculo de la vida. Empaca tus maletas (¿y quizás te pongas algo de equipo de entrenamiento?). Damos la vuelta al mundo en ocho donas.

1. Chile: Berlines
A mediados del siglo XIX llegaron oleadas de inmigrantes alemanes a las costas sudamericanas. A Chile, la invasión teutónica trajo pequeños bocados redondos de masa frita, de ahora en adelante llamada berlines. La chef chilena Camila Moreno, que dirige la cocina del Puro Chile de Nueva York, también hace berlines ordenar en su pastelería de Santiago, Santa Clara. Solicita el tuyo con manjar, el término chileno para dulce de leche, y prepárate para la dulce vida.

2. Japón: pan de curry
Un bocadillo tan popular que hace apariciones regulares en el anime e incluso tiene su propio superhéroe. Hombre kare pan (Curry Bread Man), este sabroso okazu se hace friendo una masa dulce con panko incrustada con una pequeña cucharada de curry japonés en su interior. Joel Rubuchon vende un pan de curry con estrella Michelin en su atelier homónimo de Tokio, pero el sabroso bocadillo está disponible en tiendas de conveniencia en toda la ciudad.

3. Jamaica: Festival
Un cruce entre un buñuelo salado y un hushpuppy sureño, el festival es una rosquilla jamaicana larga y delgada que normalmente se sirve junto con platos de la isla audaces como pollo, pescado o cerdo con incrustaciones de gorros escoceses locales. El popular puesto de idiotas Scotchies tiene ubicaciones en Montego Bay y Ocho Ríos, donde el festival brinda un alivio antídoto al picante principal tanto para los valientes locales como para los viajeros que buscan calor.

4. Italia: Bombolone
Desde los buñuelos del carnaval veneciano hasta los de Roma carciofi alla Giudia, Italia conoce la comida frita. Bomboloni, obras maestras pastosas recubiertas de azúcar y rellenas de crema, son una delicia toscana que, al igual que sus contrapartes estadounidenses, se puede servir como postre, merienda o desayuno indefendiblemente poco saludable. En el Cucciolo Bar & amp Pasticceria de Florencia, los bomoboloni recién horneados aparecen continuamente durante todo el día como tantos peregrinos a la Iglesia de San Marco. Ve en paz.

5. Hawái: Malasada
Originalmente un dulce portugués de Cuaresma, estos buñuelos redondos llegaron por primera vez al Pacífico a fines del siglo XIX con los trabajadores de las plantaciones de azúcar de las Azores. Desde entonces, las malasadas se han adoptado en todas las islas, donde se les da el tratamiento tropical con rellenos de frutas con trozos hechos de taro local, piña, mango o maracuyá. Leonard's, la panadería de Honolulu, ha sido administrada por una familia desde 1952 y, en la actualidad, también opera malasadamóviles itinerantes en Oahu y una segunda tienda en Tokio.

6. India (y Pakistán, Bangladesh y Sri Lanka): Jalebi
Un enigma en forma de espiral recubierto de un simple almíbar, los orígenes inciertos del jalebi se remontan a los comerciantes persas del siglo XVI y / o la Mesopotamia del siglo XIII. Hoy en día, el dulce masticable y adictivo se sirve en puestos de comida y chat tiendas en el sur de Asia. El antiguo y famoso Jalebi Wala, favorito local, en el barrio Chandni Chowk de Delhi, ha mantenido la promesa de su nombre desde 1884.

7. Los Ángeles: Vegan Donuts
La vida es extraña. El centro de Los Ángeles, donde los lugareños disparan pasto de trigo como si fuera whisky, es el hogar de una de las rosquillas más innovadoras del mundo. La exportación de Nueva York más exitosa desde Scarlett Johannsen, los productos horneados veganos en las dos ubicaciones de BabyCakes de Los Ángeles son predeciblemente populares entre los lugareños preocupados por la salud. Sorprendentemente, también son deliciosos. La rosquilla de caramelo salada, horneada y no frita de Babycakes rezuma bondad dulce y pegajosa con cada bocado libre de soja, gluten y sin culpa.

8. Malasia: Kuih Keria
Mientras que la mayoría kuih, o bocadillos de té malayo, se cuecen al vapor, estos dulces redondos brindan la experiencia completa de donas. Las batatas en puré se enrollan en una masa con harina de tapioca o blanca, se fríen y se recubren con azúcar cristalizada. Los puestos de vendedores ambulantes en Malasia venden el dulce de mano, pero diríjase a Jalan Alor de KL's "eat street" para probar kuih keria junto con cientos de otros bocadillos. Elijan sabiamente, amigos.


La vuelta al mundo en 8 donas

Los últimos 10 años han sido agitados. Considere la atención médica pública estadounidense o la carrera de Dwayne "The Rock" Johnson.

En la ciudad de Nueva York, el vecindario del Lower East Side se ha transformado de manera similar. Los condominios de lujo reemplazaron rápidamente a las viviendas de vecindad y los sastres inmigrantes fueron superados por veinteañeros con zapatillas de $ 300.

Entonces, cuando Donut Plant, un templo de tempura de Grand Street desde 1994, duplicó su tamaño la primavera pasada, la ciudad se dio cuenta. El hecho de que Donut Plant se mantuvo en el mismo lugar durante casi 20 años fue lo suficientemente impresionante. ¿Pero expandirse a excavaciones más grandes frente a la gentrificación generalizada? Eso es un hoyo en uno.

He aquí el poder de la rosquilla. Desde Malasia hasta Montego Bay, las expresiones globales de la masa frita trascienden las tendencias, desafían las fronteras políticas y brindan una mirada extrañamente perspicaz a la historia y la cultura locales.

Esta guía de los mejores buñuelos del mundo lo mantendrá a buen ritmo en el círculo de la vida. Empaca tus maletas (¿y quizás te pongas algo de equipo de entrenamiento?). Damos la vuelta al mundo en ocho donas.

1. Chile: Berlines
A mediados del siglo XIX llegaron oleadas de inmigrantes alemanes a las costas sudamericanas. A Chile, la invasión teutónica trajo pequeños bocados redondos de masa frita, de ahora en adelante llamada berlines. La chef chilena Camila Moreno, que dirige la cocina del Puro Chile de Nueva York, también hace berlines ordenar en su pastelería de Santiago, Santa Clara. Solicita el tuyo con manjar, el término chileno para dulce de leche, y prepárate para la dulce vida.

2. Japón: pan de curry
Un bocadillo tan popular que hace apariciones regulares en el anime e incluso tiene su propio superhéroe. Hombre kare pan (Curry Bread Man), este sabroso okazu se elabora friendo una masa dulce con panko incrustada con una pequeña cucharada de curry japonés en su interior. Joel Rubuchon vende un pan de curry con estrella Michelin en su atelier homónimo de Tokio, pero el sabroso bocadillo está disponible en tiendas de conveniencia en toda la ciudad.

3. Jamaica: Festival
Un cruce entre un buñuelo salado y un hushpuppy sureño, el festival es una rosquilla jamaicana larga y delgada que normalmente se sirve junto con platos de la isla audaces como pollo, pescado o cerdo con incrustaciones de gorros escoceses locales. El popular puesto de jerk Scotchies tiene ubicaciones en Montego Bay y Ocho Ríos, donde el festival brinda un alivio antídoto al picante principal tanto para los valientes locales como para los viajeros que buscan calor.

4. Italia: Bombolone
Desde los buñuelos del carnaval veneciano hasta los de Roma carciofi alla Giudia, Italia conoce la comida frita. Bomboloni, obras maestras pastosas cubiertas de azúcar y rellenas de crema, son una delicia toscana que, al igual que sus contrapartes estadounidenses, se puede servir como postre, merienda o desayuno indefendiblemente poco saludable. En el Cucciolo Bar & amp Pasticceria de Florencia, los bomoboloni recién horneados aparecen continuamente durante todo el día como tantos peregrinos a la Iglesia de San Marco. Ve en paz.

5. Hawái: Malasada
Originalmente un dulce portugués de Cuaresma, estos buñuelos redondos llegaron por primera vez al Pacífico a fines del siglo XIX con los trabajadores de las plantaciones de azúcar de las Azores. Desde entonces, las malasadas se han adoptado en todas las islas, donde se les da el tratamiento tropical con rellenos de frutas con trozos hechos de taro local, piña, mango o maracuyá. Leonard's, la panadería de Honolulu, ha sido administrada por una familia desde 1952 y, en la actualidad, también opera malasadamóviles itinerantes en Oahu y una segunda tienda en Tokio.

6. India (y Pakistán, Bangladesh y Sri Lanka): Jalebi
Un enigma en forma de espiral recubierto de un simple almíbar, los orígenes inciertos del jalebi se remontan a los comerciantes persas del siglo XVI y / o la Mesopotamia del siglo XIII. Hoy en día, el dulce masticable y adictivo se sirve en puestos de comida y chat tiendas en el sur de Asia. El favorito local Old and Famous Jalebi Wala, en el barrio Chandni Chowk de Delhi, ha mantenido la promesa de su nombre desde 1884.

7. Los Ángeles: Vegan Donuts
La vida es extraña. El centro de Los Ángeles, donde los lugareños disparan pasto de trigo como si fuera whisky, es el hogar de una de las rosquillas más innovadoras del mundo. La exportación de Nueva York más exitosa desde Scarlett Johannsen, los productos horneados veganos en las dos ubicaciones de BabyCakes de Los Ángeles son predeciblemente populares entre los lugareños preocupados por la salud. Sorprendentemente, también son deliciosos. La rosquilla de caramelo salada, horneada y no frita de Babycakes rezuma bondad dulce y pegajosa con cada bocado libre de soja, gluten y sin culpa.

8. Malasia: Kuih Keria
Mientras que la mayoría kuih, o bocadillos de té malayo, se cuecen al vapor, estos dulces redondos brindan la experiencia completa de donas. Las batatas en puré se enrollan en una masa con harina blanca o de tapioca, se fríen y se recubren con azúcar cristalizada. Los puestos de vendedores ambulantes en Malasia venden el dulce de mano, pero diríjase a Jalan Alor de KL's "eat street" para probar kuih keria junto con cientos de otros bocadillos. Elijan sabiamente, amigos.


La vuelta al mundo en 8 donas

Los últimos 10 años han sido agitados. Considere la atención médica pública estadounidense o la carrera de Dwayne "The Rock" Johnson.

En la ciudad de Nueva York, el vecindario del Lower East Side se ha transformado de manera similar. Los condominios de lujo reemplazaron rápidamente a las viviendas de vecindad y los sastres inmigrantes fueron superados por veinteañeros con zapatillas de $ 300.

Entonces, cuando Donut Plant, un templo de tempura de Grand Street desde 1994, duplicó su tamaño la primavera pasada, la ciudad se dio cuenta. El hecho de que Donut Plant se mantuvo en el mismo lugar durante casi 20 años fue lo suficientemente impresionante. ¿Pero expandirse a excavaciones más grandes frente a la gentrificación generalizada? Eso es un hoyo en uno.

He aquí el poder de la rosquilla. Desde Malasia hasta Montego Bay, las expresiones globales de la masa frita trascienden las tendencias, desafían las fronteras políticas y brindan una mirada extrañamente perspicaz a la historia y la cultura locales.

Esta guía de los mejores buñuelos del mundo lo mantendrá a buen ritmo en el círculo de la vida. Empaca tus maletas (¿y quizás te pongas algo de equipo de entrenamiento?). Damos la vuelta al mundo en ocho donas.

1. Chile: Berlines
A mediados del siglo XIX llegaron oleadas de inmigrantes alemanes a las costas sudamericanas. A Chile, la invasión teutónica trajo pequeños bocados redondos de masa frita, de ahora en adelante llamada berlines. La chef chilena Camila Moreno, quien dirige la cocina en Puro Chile de Nueva York, también hace berlines ordenar en su pastelería de Santiago, Santa Clara. Solicita el tuyo con manjar, el término chileno para dulce de leche, y prepárate para la dulce vida.

2. Japón: pan de curry
Un bocadillo tan popular que hace apariciones regulares en el anime e incluso tiene su propio superhéroe. Hombre kare pan (Curry Bread Man), este sabroso okazu se hace friendo una masa dulce con panko incrustada con una pequeña cucharada de curry japonés en su interior. Joel Rubuchon vende un pan de curry con estrella Michelin en su atelier homónimo de Tokio, pero el sabroso bocadillo está disponible en tiendas de conveniencia en toda la ciudad.

3. Jamaica: Festival
Un cruce entre un buñuelo salado y un hushpuppy sureño, el festival es una rosquilla jamaicana larga y delgada que normalmente se sirve junto con platos de la isla audaces como pollo, pescado o cerdo con incrustaciones de gorros escoceses locales. El popular puesto de idiotas Scotchies tiene ubicaciones en Montego Bay y Ocho Ríos, donde el festival brinda un alivio antídoto al picante principal tanto para los valientes locales como para los viajeros que buscan calor.

4. Italia: Bombolone
De los buñuelos del carnaval veneciano a los de Roma carciofi alla Giudia, Italia conoce la comida frita. Bomboloni, obras maestras pastosas cubiertas de azúcar y rellenas de crema, son una delicia toscana que, al igual que sus contrapartes estadounidenses, se puede servir como postre, merienda o desayuno indefendiblemente poco saludable. En el Cucciolo Bar & amp Pasticceria de Florencia, los bomoboloni recién horneados aparecen continuamente durante todo el día como tantos peregrinos a la Iglesia de San Marco. Ve en paz.

5. Hawái: Malasada
Originalmente un dulce portugués de Cuaresma, estos buñuelos redondos llegaron por primera vez al Pacífico a fines del siglo XIX con los trabajadores de las plantaciones de azúcar de las Azores. Desde entonces, las malasadas se han adoptado en todas las islas, donde se les da el tratamiento tropical con rellenos de frutas con trozos hechos de taro local, piña, mango o maracuyá. La panadería de Honolulu, Leonard's, ha sido administrada por una familia desde 1952, y hoy en día también opera malasadamóviles itinerantes en todo Oahu y una segunda tienda en Tokio.

6. India (y Pakistán, Bangladesh y Sri Lanka): Jalebi
Un enigma en forma de espiral recubierto de un simple almíbar, los orígenes inciertos del jalebi se remontan a los comerciantes persas del siglo XVI y / o la Mesopotamia del siglo XIII. Hoy en día, el dulce masticable y adictivo se sirve en puestos de comida y chat tiendas en el sur de Asia. El antiguo y famoso Jalebi Wala, favorito local, en el barrio Chandni Chowk de Delhi, ha mantenido la promesa de su nombre desde 1884.

7. Los Ángeles: Vegan Donuts
La vida es extraña. El centro de Los Ángeles, donde los lugareños disparan pasto de trigo como si fuera whisky, es el hogar de una de las rosquillas más innovadoras del mundo. La exportación de Nueva York más exitosa desde Scarlett Johannsen, los productos horneados veganos en las dos ubicaciones de BabyCakes de Los Ángeles son predeciblemente populares entre los lugareños preocupados por la salud. Sorprendentemente, también son deliciosos. La rosquilla de caramelo salada, horneada y no frita de Babycakes rezuma bondad dulce y pegajosa con cada bocado libre de soja, gluten y sin culpa.

8. Malasia: Kuih Keria
Mientras que la mayoría kuih, o bocadillos de té malayo, se cuecen al vapor, estos dulces redondos brindan la experiencia completa de donas. Las batatas en puré se enrollan en una masa con harina blanca o de tapioca, se fríen y se recubren con azúcar cristalizada. Los puestos de vendedores ambulantes en Malasia venden el dulce de mano, pero diríjase a Jalan Alor de KL's "eat street" para probar kuih keria junto con cientos de otros bocadillos. Elijan sabiamente, amigos.


La vuelta al mundo en 8 donas

Los últimos 10 años han sido agitados. Considere la atención médica pública estadounidense o la carrera de Dwayne "The Rock" Johnson.

En la ciudad de Nueva York, el vecindario del Lower East Side se ha transformado de manera similar. Los condominios de lujo reemplazaron rápidamente a las viviendas de vecindad y los sastres inmigrantes fueron superados por veinteañeros con zapatillas de $ 300.

Entonces, cuando Donut Plant, un templo de tempura de Grand Street desde 1994, duplicó su tamaño la primavera pasada, la ciudad se dio cuenta. El hecho de que Donut Plant se mantuvo en el mismo lugar durante casi 20 años fue lo suficientemente impresionante. ¿Pero expandirse a excavaciones más grandes frente a la gentrificación generalizada? Eso es un hoyo en uno.

He aquí el poder de la rosquilla. Desde Malasia hasta Montego Bay, las expresiones globales de la masa frita trascienden las tendencias, desafían las fronteras políticas y brindan una mirada extrañamente perspicaz a la historia y la cultura locales.

Esta guía de los mejores buñuelos del mundo lo mantendrá a buen ritmo en el círculo de la vida. Empaca tus maletas (¿y quizás te pongas algo de equipo de entrenamiento?). Damos la vuelta al mundo en ocho donas.

1. Chile: Berlines
A mediados del siglo XIX llegaron oleadas de inmigrantes alemanes a las costas sudamericanas. A Chile, la invasión teutónica trajo pequeños bocados redondos de masa frita, de ahora en adelante llamada berlines. La chef chilena Camila Moreno, quien dirige la cocina en Puro Chile de Nueva York, también hace berlines ordenar en su pastelería de Santiago, Santa Clara. Solicita el tuyo con manjar, el término chileno para dulce de leche, y prepárate para la dulce vida.

2. Japón: pan de curry
Un bocadillo tan popular que hace apariciones regulares en el anime e incluso tiene su propio superhéroe. Hombre kare pan (Curry Bread Man), este sabroso okazu se hace friendo una masa dulce con panko incrustada con una pequeña cucharada de curry japonés en su interior. Joel Rubuchon vende un pan de curry con estrella Michelin en su atelier homónimo de Tokio, pero el sabroso bocadillo está disponible en tiendas de conveniencia en toda la ciudad.

3. Jamaica: Festival
Un cruce entre un buñuelo salado y un hushpuppy sureño, el festival es una rosquilla jamaicana larga y delgada que normalmente se sirve junto con platos de la isla audaces como pollo, pescado o cerdo con incrustaciones de gorros escoceses locales. El popular puesto de idiotas Scotchies tiene ubicaciones en Montego Bay y Ocho Ríos, donde el festival brinda un alivio antídoto al picante principal tanto para los valientes locales como para los viajeros que buscan calor.

4. Italia: Bombolone
De los buñuelos del carnaval veneciano a los de Roma carciofi alla Giudia, Italia conoce la comida frita. Bomboloni, obras maestras pastosas cubiertas de azúcar y rellenas de crema, son una delicia toscana que, al igual que sus contrapartes estadounidenses, se puede servir como postre, merienda o desayuno indefendiblemente poco saludable. En el Cucciolo Bar & amp Pasticceria de Florencia, los bomoboloni recién horneados aparecen continuamente durante todo el día como tantos peregrinos a la Iglesia de San Marco. Ve en paz.

5. Hawái: Malasada
Originalmente un dulce portugués de Cuaresma, estos buñuelos redondos llegaron por primera vez al Pacífico a fines del siglo XIX con los trabajadores de las plantaciones de azúcar de las Azores. Desde entonces, las malasadas se han adoptado en todas las islas, donde se les da el tratamiento tropical con rellenos de frutas con trozos hechos de taro local, piña, mango o maracuyá. La panadería de Honolulu, Leonard's, ha sido administrada por una familia desde 1952, y hoy en día también opera malasadamóviles itinerantes en todo Oahu y una segunda tienda en Tokio.

6. India (y Pakistán, Bangladesh y Sri Lanka): Jalebi
Un enigma en forma de espiral recubierto de un simple almíbar, los orígenes inciertos del jalebi se remontan a los comerciantes persas del siglo XVI y / o la Mesopotamia del siglo XIII. Hoy en día, el dulce masticable y adictivo se sirve en puestos de comida y chat tiendas en el sur de Asia. El favorito local Old and Famous Jalebi Wala, en el barrio Chandni Chowk de Delhi, ha mantenido la promesa de su nombre desde 1884.

7. Los Ángeles: Vegan Donuts
La vida es extraña. El centro de Los Ángeles, donde los lugareños disparan pasto de trigo como si fuera whisky, es el hogar de una de las rosquillas más innovadoras del mundo. La exportación de Nueva York más exitosa desde Scarlett Johannsen, los productos horneados veganos en las dos ubicaciones de BabyCakes de Los Ángeles son predeciblemente populares entre los lugareños preocupados por la salud. Sorprendentemente, también son deliciosos. La rosquilla de caramelo salada, horneada y no frita de Babycakes rezuma bondad dulce y pegajosa con cada bocado libre de soja, gluten y sin culpa.

8. Malasia: Kuih Keria
Mientras que la mayoría kuih, o bocadillos de té malayo, se cuecen al vapor, estos dulces redondos brindan la experiencia completa de donas. Las batatas en puré se enrollan en una masa con harina blanca o de tapioca, se fríen y se recubren con azúcar cristalizada. Los puestos de vendedores ambulantes en Malasia venden el dulce de mano, pero diríjase a Jalan Alor de KL's "eat street" para probar kuih keria junto con cientos de otros bocadillos. Elijan sabiamente, amigos.


La vuelta al mundo en 8 donas

Los últimos 10 años han sido agitados. Considere la atención médica pública estadounidense o la carrera de Dwayne "The Rock" Johnson.

En la ciudad de Nueva York, el vecindario del Lower East Side se ha transformado de manera similar. Los condominios de lujo reemplazaron rápidamente a las viviendas de vecindad y los sastres inmigrantes fueron superados por veinteañeros con zapatillas de $ 300.

Entonces, cuando Donut Plant, un templo de tempura de Grand Street desde 1994, duplicó su tamaño la primavera pasada, la ciudad se dio cuenta. El hecho de que Donut Plant se mantuvo en el mismo lugar durante casi 20 años fue lo suficientemente impresionante. ¿Pero expandirse a excavaciones más grandes frente a la gentrificación generalizada? Eso es un hoyo en uno.

Behold, the power of the doughnut. From Malaysia to Montego Bay, global expressions of deep-fried dough transcend trends, defy political borders and provide an oddly insightful look at local history and culture.

This guide to the world’s top fritters will keep you well apace the circle of life. Pack your bags (and maybe throw in some workout gear?). We’re heading around the world in eight doughnuts.

1. Chile: Berlines
In the mid-19 th Century, waves of German immigrants arrived on South American shores. To Chile, the Teutonic invasion brought small, round morsels of fried dough, henceforth called berlines. Chilean chef Camila Moreno, who heads up the kitchen at New York’s Puro Chile, also makes berlines to order at her Santiago pastry shop, Santa Clara. Request yours with manjar, the Chilean term for dulce de leche, and prepare yourself for the sweet life.

2. Japan: Curry Bread
A snack so popular it makes regular anime appearances and even has its own superhero, Kare pan man (Curry Bread Man), this savory okazu is made by deep-frying sweet, panko-encrusted dough with a small scoop of Japanese curry inside. Joel Rubuchon sells a Michelin-starred curry bread at his eponymous Tokyo atelier, but the savory snack is available at convenience stores throughout the city.

3. Jamaica: Festival
A cross between a savory cruller and a Southern hushpuppy, festival is a long, thin Jamaican doughnut typically served alongside bold island fare like jerk chicken, fish or pork that’s been encrusted with local scotch bonnets. Popular jerk stand Scotchies has locations in Montego Bay and Ocho Rios, where festival provides antidotal relief to the spicy main for brave locals and heat-seeking travelers alike.

4. Italy: Bombolone
From Venetian Carnivale fritters to Rome’s carciofi alla Giudia, Italy knows fried food. Bomboloni, doughy masterpieces coated in sugar and filled with cream, are a Tuscan treat that, like their American counterparts, can be served as a dessert, snack or indefensibly unhealthy breakfast. At Florence’s Cucciolo Bar & Pasticceria, freshly baked bomoboloni appear continuously throughout the day like so many pilgrims to the Church of San Marco. Go in peace.

5. Hawaii: Malasada
Originally a Portuguese Lenten confection, these round fritters first came to the Pacific in the late 1800s with Azorean sugar plantation workers. Malasadas have since been embraced throughout the islands, where they are given the tropical treatment with chunky fruit fillings made from local taro, pineapple, mango or passion fruit. Honolulu bakery Leonard’s has been family-run since 1952, and today also operates roving malasadamobiles throughout Oahu, and a second storefront in Tokyo.

6. India (and Pakistan, Bangladesh and Sri Lanka): Jalebi
A spiral-shaped enigma coated in simple syrup, jalebi’s uncertain origins can be traced back to 16 th Century Persian traders, and/or 13 th Century Mesopotamia. Today, the chewy, addictive sweet is served at food stalls and chat shops across South Asia. Local favorite Old and Famous Jalebi Wala, in Delhi’s Chandni Chowk neighborhood, has upheld the promise of its name since 1884.

7. Los Angeles: Vegan Doughnuts
Life is strange. Downtown Los Angeles, where locals shoot wheatgrass like whisky, is home to one of the world’s most innovative doughnuts. The most successful New York export since Scarlett Johannsen, the vegan-baked goods at LA’s two BabyCakes locations are predictably popular with health-conscious locals. Shockingly, they’re also delicious. Babycakes’ baked-not-fried, salted caramel doughnut oozes sweet, gooey goodness with every soy-, gluten- and guilt-free bite.

8. Malaysia: Kuih Keria
While most kuih, or Malay tea snacks, are steamed, these round sweets provide the full doughnut experience. Pureed sweet potatoes are rolled into dough with white or tapioca flour, deep-fried and coated with crystalized sugar. Hawker stalls throughout Malaysia sell the handheld sweet, but head to KL’s “eat street” Jalan Alor to sample kuih keria alongside hundreds of other snacks. Choose wisely, friends.


Around The World In 8 Doughnuts

The past 10 years have been eventful. Consider American public healthcare, or the career of Dwayne “The Rock” Johnson.

In New York City, the Lower East Side neighborhood has been similarly transformed. Luxury condominiums rapidly replaced tenement housing and immigrant tailors were outpaced by twentysomethings in $300 sneakers.

So when the Doughnut Plant, a Grand Street temple to tempura since 1994, doubled its size this past spring, the city took notice. The fact that the Doughnut Plant held onto the same location for nearly 20 years was impressive enough. But expanding to larger digs in the face of widespread gentrification? That’s a hole in one.

Behold, the power of the doughnut. From Malaysia to Montego Bay, global expressions of deep-fried dough transcend trends, defy political borders and provide an oddly insightful look at local history and culture.

This guide to the world’s top fritters will keep you well apace the circle of life. Pack your bags (and maybe throw in some workout gear?). We’re heading around the world in eight doughnuts.

1. Chile: Berlines
In the mid-19 th Century, waves of German immigrants arrived on South American shores. To Chile, the Teutonic invasion brought small, round morsels of fried dough, henceforth called berlines. Chilean chef Camila Moreno, who heads up the kitchen at New York’s Puro Chile, also makes berlines to order at her Santiago pastry shop, Santa Clara. Request yours with manjar, the Chilean term for dulce de leche, and prepare yourself for the sweet life.

2. Japan: Curry Bread
A snack so popular it makes regular anime appearances and even has its own superhero, Kare pan man (Curry Bread Man), this savory okazu is made by deep-frying sweet, panko-encrusted dough with a small scoop of Japanese curry inside. Joel Rubuchon sells a Michelin-starred curry bread at his eponymous Tokyo atelier, but the savory snack is available at convenience stores throughout the city.

3. Jamaica: Festival
A cross between a savory cruller and a Southern hushpuppy, festival is a long, thin Jamaican doughnut typically served alongside bold island fare like jerk chicken, fish or pork that’s been encrusted with local scotch bonnets. Popular jerk stand Scotchies has locations in Montego Bay and Ocho Rios, where festival provides antidotal relief to the spicy main for brave locals and heat-seeking travelers alike.

4. Italy: Bombolone
From Venetian Carnivale fritters to Rome’s carciofi alla Giudia, Italy knows fried food. Bomboloni, doughy masterpieces coated in sugar and filled with cream, are a Tuscan treat that, like their American counterparts, can be served as a dessert, snack or indefensibly unhealthy breakfast. At Florence’s Cucciolo Bar & Pasticceria, freshly baked bomoboloni appear continuously throughout the day like so many pilgrims to the Church of San Marco. Go in peace.

5. Hawaii: Malasada
Originally a Portuguese Lenten confection, these round fritters first came to the Pacific in the late 1800s with Azorean sugar plantation workers. Malasadas have since been embraced throughout the islands, where they are given the tropical treatment with chunky fruit fillings made from local taro, pineapple, mango or passion fruit. Honolulu bakery Leonard’s has been family-run since 1952, and today also operates roving malasadamobiles throughout Oahu, and a second storefront in Tokyo.

6. India (and Pakistan, Bangladesh and Sri Lanka): Jalebi
A spiral-shaped enigma coated in simple syrup, jalebi’s uncertain origins can be traced back to 16 th Century Persian traders, and/or 13 th Century Mesopotamia. Today, the chewy, addictive sweet is served at food stalls and chat shops across South Asia. Local favorite Old and Famous Jalebi Wala, in Delhi’s Chandni Chowk neighborhood, has upheld the promise of its name since 1884.

7. Los Angeles: Vegan Doughnuts
Life is strange. Downtown Los Angeles, where locals shoot wheatgrass like whisky, is home to one of the world’s most innovative doughnuts. The most successful New York export since Scarlett Johannsen, the vegan-baked goods at LA’s two BabyCakes locations are predictably popular with health-conscious locals. Shockingly, they’re also delicious. Babycakes’ baked-not-fried, salted caramel doughnut oozes sweet, gooey goodness with every soy-, gluten- and guilt-free bite.

8. Malaysia: Kuih Keria
While most kuih, or Malay tea snacks, are steamed, these round sweets provide the full doughnut experience. Pureed sweet potatoes are rolled into dough with white or tapioca flour, deep-fried and coated with crystalized sugar. Hawker stalls throughout Malaysia sell the handheld sweet, but head to KL’s “eat street” Jalan Alor to sample kuih keria alongside hundreds of other snacks. Choose wisely, friends.


Around The World In 8 Doughnuts

The past 10 years have been eventful. Consider American public healthcare, or the career of Dwayne “The Rock” Johnson.

In New York City, the Lower East Side neighborhood has been similarly transformed. Luxury condominiums rapidly replaced tenement housing and immigrant tailors were outpaced by twentysomethings in $300 sneakers.

So when the Doughnut Plant, a Grand Street temple to tempura since 1994, doubled its size this past spring, the city took notice. The fact that the Doughnut Plant held onto the same location for nearly 20 years was impressive enough. But expanding to larger digs in the face of widespread gentrification? That’s a hole in one.

Behold, the power of the doughnut. From Malaysia to Montego Bay, global expressions of deep-fried dough transcend trends, defy political borders and provide an oddly insightful look at local history and culture.

This guide to the world’s top fritters will keep you well apace the circle of life. Pack your bags (and maybe throw in some workout gear?). We’re heading around the world in eight doughnuts.

1. Chile: Berlines
In the mid-19 th Century, waves of German immigrants arrived on South American shores. To Chile, the Teutonic invasion brought small, round morsels of fried dough, henceforth called berlines. Chilean chef Camila Moreno, who heads up the kitchen at New York’s Puro Chile, also makes berlines to order at her Santiago pastry shop, Santa Clara. Request yours with manjar, the Chilean term for dulce de leche, and prepare yourself for the sweet life.

2. Japan: Curry Bread
A snack so popular it makes regular anime appearances and even has its own superhero, Kare pan man (Curry Bread Man), this savory okazu is made by deep-frying sweet, panko-encrusted dough with a small scoop of Japanese curry inside. Joel Rubuchon sells a Michelin-starred curry bread at his eponymous Tokyo atelier, but the savory snack is available at convenience stores throughout the city.

3. Jamaica: Festival
A cross between a savory cruller and a Southern hushpuppy, festival is a long, thin Jamaican doughnut typically served alongside bold island fare like jerk chicken, fish or pork that’s been encrusted with local scotch bonnets. Popular jerk stand Scotchies has locations in Montego Bay and Ocho Rios, where festival provides antidotal relief to the spicy main for brave locals and heat-seeking travelers alike.

4. Italy: Bombolone
From Venetian Carnivale fritters to Rome’s carciofi alla Giudia, Italy knows fried food. Bomboloni, doughy masterpieces coated in sugar and filled with cream, are a Tuscan treat that, like their American counterparts, can be served as a dessert, snack or indefensibly unhealthy breakfast. At Florence’s Cucciolo Bar & Pasticceria, freshly baked bomoboloni appear continuously throughout the day like so many pilgrims to the Church of San Marco. Go in peace.

5. Hawaii: Malasada
Originally a Portuguese Lenten confection, these round fritters first came to the Pacific in the late 1800s with Azorean sugar plantation workers. Malasadas have since been embraced throughout the islands, where they are given the tropical treatment with chunky fruit fillings made from local taro, pineapple, mango or passion fruit. Honolulu bakery Leonard’s has been family-run since 1952, and today also operates roving malasadamobiles throughout Oahu, and a second storefront in Tokyo.

6. India (and Pakistan, Bangladesh and Sri Lanka): Jalebi
A spiral-shaped enigma coated in simple syrup, jalebi’s uncertain origins can be traced back to 16 th Century Persian traders, and/or 13 th Century Mesopotamia. Today, the chewy, addictive sweet is served at food stalls and chat shops across South Asia. Local favorite Old and Famous Jalebi Wala, in Delhi’s Chandni Chowk neighborhood, has upheld the promise of its name since 1884.

7. Los Angeles: Vegan Doughnuts
Life is strange. Downtown Los Angeles, where locals shoot wheatgrass like whisky, is home to one of the world’s most innovative doughnuts. The most successful New York export since Scarlett Johannsen, the vegan-baked goods at LA’s two BabyCakes locations are predictably popular with health-conscious locals. Shockingly, they’re also delicious. Babycakes’ baked-not-fried, salted caramel doughnut oozes sweet, gooey goodness with every soy-, gluten- and guilt-free bite.

8. Malaysia: Kuih Keria
While most kuih, or Malay tea snacks, are steamed, these round sweets provide the full doughnut experience. Pureed sweet potatoes are rolled into dough with white or tapioca flour, deep-fried and coated with crystalized sugar. Hawker stalls throughout Malaysia sell the handheld sweet, but head to KL’s “eat street” Jalan Alor to sample kuih keria alongside hundreds of other snacks. Choose wisely, friends.


Around The World In 8 Doughnuts

The past 10 years have been eventful. Consider American public healthcare, or the career of Dwayne “The Rock” Johnson.

In New York City, the Lower East Side neighborhood has been similarly transformed. Luxury condominiums rapidly replaced tenement housing and immigrant tailors were outpaced by twentysomethings in $300 sneakers.

So when the Doughnut Plant, a Grand Street temple to tempura since 1994, doubled its size this past spring, the city took notice. The fact that the Doughnut Plant held onto the same location for nearly 20 years was impressive enough. But expanding to larger digs in the face of widespread gentrification? That’s a hole in one.

Behold, the power of the doughnut. From Malaysia to Montego Bay, global expressions of deep-fried dough transcend trends, defy political borders and provide an oddly insightful look at local history and culture.

This guide to the world’s top fritters will keep you well apace the circle of life. Pack your bags (and maybe throw in some workout gear?). We’re heading around the world in eight doughnuts.

1. Chile: Berlines
In the mid-19 th Century, waves of German immigrants arrived on South American shores. To Chile, the Teutonic invasion brought small, round morsels of fried dough, henceforth called berlines. Chilean chef Camila Moreno, who heads up the kitchen at New York’s Puro Chile, also makes berlines to order at her Santiago pastry shop, Santa Clara. Request yours with manjar, the Chilean term for dulce de leche, and prepare yourself for the sweet life.

2. Japan: Curry Bread
A snack so popular it makes regular anime appearances and even has its own superhero, Kare pan man (Curry Bread Man), this savory okazu is made by deep-frying sweet, panko-encrusted dough with a small scoop of Japanese curry inside. Joel Rubuchon sells a Michelin-starred curry bread at his eponymous Tokyo atelier, but the savory snack is available at convenience stores throughout the city.

3. Jamaica: Festival
A cross between a savory cruller and a Southern hushpuppy, festival is a long, thin Jamaican doughnut typically served alongside bold island fare like jerk chicken, fish or pork that’s been encrusted with local scotch bonnets. Popular jerk stand Scotchies has locations in Montego Bay and Ocho Rios, where festival provides antidotal relief to the spicy main for brave locals and heat-seeking travelers alike.

4. Italy: Bombolone
From Venetian Carnivale fritters to Rome’s carciofi alla Giudia, Italy knows fried food. Bomboloni, doughy masterpieces coated in sugar and filled with cream, are a Tuscan treat that, like their American counterparts, can be served as a dessert, snack or indefensibly unhealthy breakfast. At Florence’s Cucciolo Bar & Pasticceria, freshly baked bomoboloni appear continuously throughout the day like so many pilgrims to the Church of San Marco. Go in peace.

5. Hawaii: Malasada
Originally a Portuguese Lenten confection, these round fritters first came to the Pacific in the late 1800s with Azorean sugar plantation workers. Malasadas have since been embraced throughout the islands, where they are given the tropical treatment with chunky fruit fillings made from local taro, pineapple, mango or passion fruit. Honolulu bakery Leonard’s has been family-run since 1952, and today also operates roving malasadamobiles throughout Oahu, and a second storefront in Tokyo.

6. India (and Pakistan, Bangladesh and Sri Lanka): Jalebi
A spiral-shaped enigma coated in simple syrup, jalebi’s uncertain origins can be traced back to 16 th Century Persian traders, and/or 13 th Century Mesopotamia. Today, the chewy, addictive sweet is served at food stalls and chat shops across South Asia. Local favorite Old and Famous Jalebi Wala, in Delhi’s Chandni Chowk neighborhood, has upheld the promise of its name since 1884.

7. Los Angeles: Vegan Doughnuts
Life is strange. Downtown Los Angeles, where locals shoot wheatgrass like whisky, is home to one of the world’s most innovative doughnuts. The most successful New York export since Scarlett Johannsen, the vegan-baked goods at LA’s two BabyCakes locations are predictably popular with health-conscious locals. Shockingly, they’re also delicious. Babycakes’ baked-not-fried, salted caramel doughnut oozes sweet, gooey goodness with every soy-, gluten- and guilt-free bite.

8. Malaysia: Kuih Keria
While most kuih, or Malay tea snacks, are steamed, these round sweets provide the full doughnut experience. Pureed sweet potatoes are rolled into dough with white or tapioca flour, deep-fried and coated with crystalized sugar. Hawker stalls throughout Malaysia sell the handheld sweet, but head to KL’s “eat street” Jalan Alor to sample kuih keria alongside hundreds of other snacks. Choose wisely, friends.



Comentarios:

  1. Dahn

    Considero, que estás equivocado. Envíeme un correo electrónico a PM, discutiremos.

  2. Erichthonius

    En mi opinión. Te equivocaste.

  3. Dukinos

    Sí, veo que ya eres local aquí.

  4. Kagakazahn

    que maravilloso tema



Escribe un mensaje